Inicio >> Articulo >> El Plan Nacional de Derechos Humanos 2014-2016 y su acento en luchar contra la discriminación en el Perú

El Plan Nacional de Derechos Humanos 2014-2016 y su acento en luchar contra la discriminación en el Perú

A mediados de este año, mediante el Decreto Supremo N° 005-2014-JUS, fue aprobado el Plan Nacional de Derechos Humanos 2014-2016 (PNDH), que centra sus esfuerzos en concretar que el enfoque de derechos humanos sea tomado en cuenta en nuestras políticas públicas y redunde en el cumplimiento progresivo de las obligaciones que tiene el Estado Peruano de garantizar y promocionar estos derechos, que se orientan a la cautela de la dignidad humana y la formación progresiva de una sociedad pacífica.

La lucha contra la discriminación aparece como tópico de tratamiento a lo largo del PNDH. Al respecto, se resalta la creación de la Comisión Nacional Contra la Discriminación (CONACOD) y de la plataforma “Alerta Contra el Racismo”, la cual se considera como un avance para visibilizar prácticas discriminatorias en locales públicos o privados.

El PNDH plantea como tareas básicas del Estado Peruano: desarrollar un sistema de protección para hacer efectivo el derecho a la igualdad y no discriminación mediante lineamientos y protocolos para el tratamiento de los casos, la implementación de una plataforma única de información y recepción de denuncias, así como un sistema de registro y monitoreo de casos. Junto a ello, busca promover un marco normativo que prohíba y sancione la discriminación que se encuentre en sintonía con la Convención de las Naciones Unidas para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial, y el posterior seguimiento de las denuncias. Debe recordarse, además, que este Plan tiene entre sus anclajes a la Undécima Política de Estado, que forma parte del Acuerdo Nacional, la cual se refiere a la promoción de la igualdad de oportunidades sin discriminación.

Otro de los objetivos del PNDH consiste en diseñar, implementar y fortalecer programas de formación en derechos humanos para servidores públicos, centrándose en propiciar que estos actúen considerando las dimensiones de los derechos humanos y el principio de igualdad y no discriminación, tanto a nivel de gobierno nacional, como de gobiernos regionales y locales. A su vez, busca fortalecer el plan integral de formación sobre justicia intercultural.

También se plantea la formación en derechos humanos en el sistema educativo, consolidando el principio de igualdad y no discriminación, así como el reconocimiento positivo de la diversidad cultural en el Marco Curricular Nacional de la Educación Básica.

Por otro lado, se señala que el Registro Nacional de Identidad y Estado Civil (RENIEC), en coordinación con el Ministerio de Cultura, deberá diseñar estrategias jurídicas y de acceso en materia de “documentación”, basados en un enfoque intercultural. Este enfoque también se aplicará en materia de educación con el objetivo de consolidar las brechas de calidad de enseñanza, así como el reconocimiento de conocimientos o tradiciones culturales en materia de salud y el manejo ambiental.

Respecto a poblaciones que han sido históricamente postergadas en el cumplimiento de algunos de sus derechos el PNDH auspicia la implementación de políticas afirmativas a favor de los sectores de la población en condición de mayor vulnerabilidad, con lo que se busca garantizar los derechos de estos pueblos. Además, reconoce la pluralidad étnica y cultural, y le impone al Estado la labor de formular políticas, programas y proyectos que promuevan la identidad y participación de las culturas indígenas para que generen espacios de coordinación y diálogo entre ellos. En ese sentido, los planes curriculares deberán contener la enseñanza sobre los pueblos indígenas y otros grupos étnicos, y basarse en una educación intercultural bilingüe.

En lo concerniente a la población afroperuana, el PNDH formula mecanismos para obtener información cuantitativa y cualitativa sobre la población afroperuana. En ese sentido, se propone realizar una encuesta especializada sobre la situación de esta población; así como la incorporación de la variable étnica, teniendo presente como categoría propia a la población de origen africano. Por otro lado, en el nivel de educación, se busca resaltar y reconocer los aportes de la población afroperuana en la construcción de la identidad nacional, a través de la capacitación a docentes e impulsar estudios superiores vinculados a africanidad, colonización y afroperuanidad.

La agenda marcada por este PNDH se encuentra en sintonía con lo avanzado por el Ministerio de Cultura, Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, Ministerio de Educación, y demás sectores en materia de lucha contra el racismo y la discriminación racial, así como en el fomento de la diversidad cultural. Sin embargo, quedan muchos desafíos  los cuales se deben enfrentar de manera articulada con la ciudadanía, de esta manera construiremos una sociedad libre discriminación.

 

Descarga el Plan aquí.