Inicio >> Entrevista >> ¿La discriminación étnico-racial es una situación que solo se ve en la capital?

¿La discriminación étnico-racial es una situación que solo se ve en la capital?

Perúsuyu : herramientas de comunicación y sensibilización para romper los imaginarios racistas y machistas

¿La discriminación es algo que solo se da en la capital? No. Según un estudio sobre las percepciones en torno a la discriminación y racismo más del 90% de cusqueños han sido discriminados alguna vez por su color de piel, etnia o por su apellido de origen quechua[1]. El equipo de Alerta Contra el Racismo entrevistó a Luis Nieto Degregori a fin de conocer la forma como se viene enfrentando esta problemática en Cusco desde la sociedad civil.

Para el escritor e investigador cusqueño Luis Nieto Degregori, el Perú está formado por una sociedad profundamente fragmentada, que ha construido un Estado-Nación de espaldas a las mayorías mestizas y, sobre todo, indígenas. La ciudad de Cusco es su principal preocupación, manifestando que es quizás la sociedad más racista del Perú. Señala que “el criollo, al estar tan lejos del indio, quizás no necesita ser racista con él. Ni siquiera encuentra la situación de maltratarlo. En cambio, el cusqueño, cholo o mestizo, tiene mucha cercanía con el indio y necesita diferenciarse de él. Y para diferenciarse necesita humillarlo, necesita maltratarlo…”[2].

luchonietoFuenterpp

Para desentrañar el origen de ese desencuentro, Nieto Degregori  aborda los conflictos que surgieron a raíz del choque entre la civilización occidental y andina en muchas de sus novelas y cuentos[3] y ha realizado también diversos trabajos de investigación vinculados a la construcción de la cultura e identidad cusqueña[4].

La estructura mental heredada de ese desencuentro no ha cambiado a pesar del tiempo y los cambios experimentados por la sociedad peruana y eso le preocupa a Nieto Degregori. “El lastre más pesado son los imaginarios racistas y excluyentes de la sociedad peruana, los cuales no han sido tocados. Por ello es importante el trabajo a nivel simbólico y cultural”, señala. “Debe ser un tema transversal a todos los sectores del Estado, principalmente de los ministerios de Desarrollo e Inclusión Social y Cultura”, acota.

 

El proyecto Perúsuyu

El Centro Guaman Poma de Ayala de Cusco desarrolla proyectos que buscan el fortalecimiento de la identidad andina y la lucha

contra la exclusión social. Allí Nieto Degregori viene desempeñándose como investigador y coordinador de proyectos. Entre el 2011 y 2012 dirigió el proyecto Perusuyu, un país para todos y todas, una iniciativa que “utilizó la cultura, las intervenciones artísticas en espacios públicos como herramienta de comunicación y sensibilización ciudadana para romper los imaginarios racistas y machistas”, subraya Nieto Degregori.

Pero Perusuyu, no surgió de la noche a la mañana, recoge la experiencia de 34 años de trabajo del referido Centro, y se hizo realidad con el apoyo financiero del Gobierno del País Vasco de España a través de Solidaridad Internacional.

Promover la intolerancia frente al racismo y el machismo es muy difícil. Esto implica en primer lugar buscar que los sectores excluidos participen en los espacios de poder y el poder lo primero que hace justamente es producir verdades, sentidos comunes profundamente arraigados que parecen naturales. Las actividades de sensibilización del proyecto Perusuyu apuntaron a visibilizar esos discursos e intentar cambiarlos, a deconstruir esas representaciones, a contradecir al poder. En suma, para producir un cambio social efectivo, el proyecto buscó generar un cambio cultural, un cambio que se arraigue en los imaginarios de la gente.

Para Luis Nieto, el principal logro del proyecto Perusuyu fue haber cohesionado las voluntades de las entidades públicas y privadas para trabajar este tema y propiciar políticas culturales inclusivas en nuestro país.

Actividades realizadas por el proyecto Perúsuyu

El quechua en espacios públicos

A pesar de que más de la mitad de cusqueños habla el quechua, su uso está limitado al espacio doméstico. “La mayoría tiene vergüenza de hablar quechua en otros espacios porque por esta razón son excluidos”, señala Nieto Degregori.

En la intervención urbana Runasimita Akllay (elige el quechua) un grupo de jóvenes de las organizaciones juveniles de Cusco salió en pasacalle imitando las portátiles de los partidos políticos en épocas electorales. Sin embargo, en lugar de promover una candidatura difundían la importancia del quechua como lengua viva, cantando, voceando frases alusivas y entregando algunos materiales como stickers, pines y polos. Esta actividad se repitió en varias plazas de la ciudad y distritos aledaños. La parte culminante de la actividad era cuando se abría el micro para que el público se exprese en quechua con canciones, adivinanzas, propuestas o pedidos para que esta lengua se revitalice.

noqanchis

La primera revista en quechua Noqanchis (Nosotros) de corte social, revaloró el quechua de manera simbólica, asociándolo con usos modernos. “Se puso en la portada a dos jóvenes quechua hablantes, un varón y una mujer, luciendo maquillaje y ropa de moda en lugares agradables. De esa manera se mostró que el quechua no tiene por qué estar asociado sólo a usos tradicionales”, expresa Nieto Degregori. En la revista se publicaron entrevistas a diversas personalidades que hablan quechua (el alcalde del Cusco, la actriz y cantante Magaly Solier, etc.), artículos de los colaboradores, crónicas divertidas y una página social con fotografías de gran calidad de cusqueños o cusqueñas de los sectores populares. Esta publicación ha sido motivo de estudio de especialistas en lenguas indígenas de diversas partes del mundo como Francia, Estados Unidos y Australia. El quinto número de Noqanchis, publicado en diciembre del 2012, salió en quechua y asháninka.

A través de un spot televisivo en quechua se convocó a los jóvenes para un casting para “el chico y la chica Noqanchis”. Los jóvenes seleccionados no sólo aparecieron en la portada de la revista, sino en un afiche de promoción publicitaria.


Señalética en quechua en gobiernos locales. Para ello los promotores del proyecto visitaron a las municipalidades para que empleen el quechua en la atención al público y se identifique las oficinas con rótulos en castellano y quechua. Se sumaron a esta iniciativa las municipalidades de San Jerónimo, y Santiago de la provincia de Cusco y Oropesa de la provincia de Quispicanchi, las que hoy cuentan con rótulos en castellano y quechua en la puerta de sus oficinas.
aria ficticia, totalmente en quechua, para ofrecer los servicios de una empresa de telefonía. Este afiche fue colocado en los paneles publicitarios de los paraderos de buses. De esa manera se mostró la belleza y funcionalidad de esta lengua.

La hora del quechua, fue una actividad de revitalización del quechua en la plaza mayor de Cusco que impulsó la Municipalidad de Cusco con apoyo de la Academia Mayor de la Lengua Quechua. Perusuyu se sumó a esta iniciativa y la potenció convocando a dos jóvenes animadores para competir escribiendo en quechua con ayuda de letras grandes que se colocaban en un bastidor metálico. Todos los domingos de 11 a 12 del mediodía, la plaza mayor de Cusco se convirtió en una escuela al aire libre, donde cusqueños y visitantes tuvieron la oportunidad escribir en quechua, cantar, realizar adivinanzas y llevarse a casa como premio publicaciones en quechua. Esta actividad, por su gran aceptación, fue replicada en otras localidades como San Jerónimo, Wanchaq y Paucartambo.

Construcción de imaginarios inclusivos

Dos concursos de producción de spots televisivos, “La Diversidad es nuestra mayor riqueza” y “Mujeres superpoderosas” convocaron la participaron de videastas, realizadores profesionales y aficionados, quienes crearon spots televisivos de hasta un minuto de duración. Se priorizó la calidad del mensaje y la creatividad en el tratamiento de los temas vinculados a la diversidad cultural en el primer caso y la equidad de género en el segundo.

Se realizó dos encuentros de cine bautizados como Cinesuyu, el primero dedicado al cine regional y el segundo al de las realizadoras peruanas. Se buscó con ello mostrar, por un lado, el cine que se produce fuera de Lima y que refleja la vida del interior del país y, por otro, mostrar la mirada y el protagonismo de la mujer en el cine nacional. En ambas muestras, el público tuvo ocasión de conversar con realizadores y realizadoras y actrices y actores. En la primera edición de Cinesuyu participó el realizador cusqueño Luis Figueroa Yábar, quien dejara de existir el 18 de marzo de 2012. Él compartió con el público por última vez algunas de las anécdotas de su película Kukuli (1961), la primera rodada en quechua de nuestro país. Cinesuyu contó con el apoyo de las instituciones públicas y privadas de la ciudad, entre ellas la Dirección Regional de Cultura, el Museo Inka de la Universidad nacional del Cusco, el convento Santo Domingo, el Instituto Cultural Peruano Norteamericano y el Centro Bartolomé de las Casas, entre otros.

Con la participación del colectivo de artistas 3399 se realizó la intervención urbana Héroes del Bicentenario. Ellos esculpieron estatuas de tamaño natural similares a las dedicadas a los héroes nacionales, pero que representaban a personajes de los sectores emergentes, como una joven que alquila celulares, un cobrador de combi, un artesano, una madre soltera, una mujer profesional, etc. Estas estatuas fueron colocadas durante fiestas patrias en calles y plazas muy transitadas y a los transeúntes se les repartía un volante donde se reflexionaba: “El 2021 se celebra el Bicentenario de la Independencia ¿Volveremos a recordar a esos héroes que están en las páginas de los libros de colegio (…) o rendiremos homenaje a esos peruanos de a pie que con su sacrificio y su trabajo están reclamando un país más inclusivo, en el que todos se beneficien del desarrollo económico?”

Basado en el libro testimonial Mujeres de Anta, se montó una obra teatral sobre dos mujeres que cuentan su vida desde la niñez en el campo pastando ovejas hasta los años en la ciudad de Lima. Ellas pasan un largo rosario de sufrimientos, pero siempre hay una esperanza en el horizonte. En esta obra de teatro, creada por las actrices Ana y Débora Correa del grupo Yuyachkani, se reflexiona sobre la situación de la mujer campesina y sus posibilidades de salir adelante.

Se realizaron también diversas actividades para prevenir la discriminación por razones de género utilizando para ello a Erminia, un personaje de animación creado por la artista cusqueña Valerie Velasco e intervenciones urbanas con La Reina del Hogar. Además se llevó a cabo labores de sensibilización a los funcionarios, autoridades y gestores culturales sobre la gestión cultural, la cultura como herramienta para el desarrollo y el cambio social, y políticas públicas en torno a la discriminación y la equidad de género.


[1]  PACHECO, Karina. Racismo, discriminación y exclusión en el Cusco. (2012)

[3] NIETO DEGREGORI, Luis. Asesinato en la gran ciudad del Cuzco (2007), Señores destos reynos (1994),  entre otros.

[4] NIETO DEGREGORI, Luis;  FERNANDEZ BACA, Inés (1997). Nosotros los cusqueños. Visión de progreso del poblador urbano de Cuzco. El Ombligo se pone Piercing. Identidad, patrimonio y cambios en el Cuzco (editor).