Inicio >> Entrevista >> La COPRED y su lucha contra la discriminación en Ciudad de México

La COPRED y su lucha contra la discriminación en Ciudad de México

La lucha contra la discriminación étnico-racial es una problemática que preocupa y se encuentra en la agenda de muchos estados latinoamericanos. La mayoría de países de la región cuenta con  instituciones que se encargan de trabajar esta problemática y uno de los casos más representativos es el de México, que a través del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED) viene impulsando acciones importantes contra el racismo.  Esta instancia ha venido recogiendo  los casos de discriminación que se presentan en el país y que tienen mayor incidencia y alcance en el Distrito Federal. Para poder tener mayor alcance a nivel de la Ciudad de México, se creó el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (COPRED).

El COPRED, entonces, nace como una respuesta a la gran demanda de atención de casos que generaba la discriminación en Ciudad de México. Empezó a funcionar a finales de 2011 y su labor ha sido incansable. Para conocer el trabajo que se realiza esta entidad en Ciudad de México conversamos con el Licenciado Iván Pérez Vitela, Director de Cultura por la No Discriminación, quien nos comenta los retos que tienen como institución y hace un diagnóstico de la problemática en Ciudad de México.

Población afectada: Los Pueblos indígenas

México y Perú son cunas de culturas milenarias, lo que implica una gran diversidad en su población. En México existen 69 etnias reconocidas, de las cuales 55 tienen presencia en el DF. Y esta población, justamente, es la más afectada por actos de discriminación. “Uno de los primeros retos que decidimos establecer como estrategia para conocer el fenómeno de la discriminación en la ciudad de México fue organizar la ruta para la implementación de una encuesta sobre discriminación en la Ciudad de México”, explica Pérez. A partir de estos datos se evidencia una problemática que no estaba siendo atendida. “Como Consejo, derivado de estos resultados, hemos empezado a establecer estrategias de implementación de políticas públicas”.

Encuesta

El trabajo a realizar, en comunicación y coordinación con las demás instituciones estatales, tiene que ver con la generación de políticas interculturales que sean transversales a todos. “Tenemos que pedirle a la administración pública que empiece a diseñar su política con una mirada transversal sobre el tema de una cultura de trato igualitario y no discriminación”. Y agrega: “Estamos obligados a ir avanzando hacia la visibilidad de este sector de la población y el reconocimiento como, por ejemplo, el tema lingüístico”. Estas medidas han encontrado un buen centro de difusión en el transporte público. Así lo explica el licenciado Pérez: “Hay algunas líneas de transporte que empiezan a tener en las diferentes lenguas indígenas la señalética: salida, entrada, próxima estación”, y agrega: “En la vida cotidiana de las personas que viven en el DF empiezan a familiarizarse con encontrarse señalética en diferentes lenguas”.

Hablantes indígenas

Entre otras acciones realizadas para la puesta en valor de esta diversidad, se elaboró para el Día Internacional de la Lengua Materna: “150 mil folletos en los cuales invitamos a un grupo de poetas indígenas para que escriban poemas en sus propias lenguas indígenas. La respuesta que encontramos entre los usuarios del transporte público fue de mucho interés”.

Canales de denuncia

Al igual que la labor que realiza Alerta Contra el Racismo en el Perú, la COPRED también recibe reportes de casos de discriminación a través de las distintas plataformas de comunicación como redes sociales, página web, teléfono, correo electrónico y/o de manera presencial. “Tenemos espacios para atender a la población con un cuerpo de investigadores que empieza a tener las condiciones para atender directamente a la población y la verdad es que ha sido bastante rica la manera en que los casos llegan al Consejo.”

El objetivo de la COPRED es generar un cambio cultural. “Tampoco apostamos a que todo termine en la vía penal o en una sentencia. El problema de la discriminación es cultural. Esto significa que tenemos que trabajar en educación, capacitación, en la formación de la gente, la sensibilización tanto de las personas que estamos en el ámbito público como de toda la sociedad en general”. Y esto se ve reflejado en la forma en la que buscan solucionar los casos que se les presentan, a través de la conciliación: “Cuando llega una víctima de discriminación y nos dice que fue discriminado en algún espacio público o instancia del gobierno, nuestro trabajo es convocar a la parte discriminadora y al discriminado a una reunión de conciliación”, explica. La conciliación se da de la siguiente manera: “Aquella empresa que comete un acto de discriminación viene aquí, se sienta con el Consejo y con el trabajador; nosotros explicamos por qué está aquí, la naturaleza legal y la naturaleza social de esa discriminación y empezamos a tratar de generar acciones hacia una solución positiva entre las partes. Ha habido mucha gente que dice no saber el tipo de problema que estaba desencadenando. La empresa o el sector que comete estos actos empieza a generar acciones para eliminar ese tipo de conducta, pero además para comprometerse con el Consejo a generar acciones ya dentro de la empresa para generar una cultura de igualdad y no discriminación.

Indígenas

La COPRED apela al cambio de la población a partir de la toma de conciencia. La encuesta realizada por la COPRED para conocer el nivel de la problemática confirma con altas cifras el gran problema que es la discriminación en el DF: “El 90% dijo que sí hay mucha discriminación hacia la población indígena”; sin embargo la misma encuesta da cuenta de las posibles soluciones que se le podría dar a esta alarmante cifra: “Preguntamos qué podíamos hacer para resolver este problema. El 76% de las 5200 personas encuestadas dijo que podemos hacer mucho o algo para abatir este problema; es decir, la gente dice “está en nosotros mismos la solución del problema”. ¿Cuáles fueron las acciones de solución? Dar mejor educación (25%), respetarnos (24%), trato igual (11%), orientar a la gente (9%), y así fue señalando la propia gente que tenemos que trabajar en la educación, en el respeto, en el trato igualitario. Esas respuestas son las que a las instancias públicas nos va a permitir la concepción de las políticas públicas orientadas a la ruta de la educación, de cómo está el tejido social y fortalecerlo, porque la propia población está diciendo “tenemos que educarnos, que mejorar cómo nos relacionamos, tener mejores instituciones públicas fuertes; esos son los retos y las bondades”, apunta. Y destaca: “Si bien la gente se reconoce como altamente discriminadora también nos dice que en nosotros está la solución”.

Presencia de Población Afrodescendiente

No es habitual ver afrodescendientes en Ciudad de México. Esto ha generado, de acuerdo a la misma encuesta, la impresión de que no se da discriminación hacia esta población, pero esto es una ilusión que se da por la poca cantidad de personas que puedan verse afectadas por esta problemática, a diferencia de la población indígena, más visible y, en consecuencia, más discriminada. “Esto no implica que no se esté haciendo nada”, advierte el Director. “A nivel local el COPRED participa de una actividad nacional que se llama el Movimiento Nacional por la Diversidad Cultural de México, el Instituto Nacional de Antropología e Historia organizó por décima ocasión el décimo coloquio sobre africanías; se empiezan a generar estos espacios en las instancias públicas”, reconoce. Y como parte del trabajo para visibilizar esta población señala que: “En el próximo censo se incluirá a la población afrodescendiente a través de la incorporación de variables que permitan su identificación”.

Durante la entrevista se habló sobre el caso de Ronaldinho, destacado futbolista brasileño que fue noticia en el mundo por ser llamado ‘simio’ por un exfuncionario mexicano. Ante este panorama, Pérez destaca la actitud que tomaron los usuarios de redes sociales, que condenaron estos insultos: “Lo interesante de este caso es cómo las redes sociales se convierten en un aliado importante para visibilizar el problema de la discriminación, y nosotros como instituciones públicas tenemos que ver el lado positivo; es decir, la gente ya está enterándose de este problema de discriminación”. Y pide la colaboración de los usuarios: “La propia gente señala en redes sociales que se tiene que rechazar este tipo de ideas, y la propia autorregulación de las redes sociales es por lo que apostamos nosotros; no censura, sino una propia regulación, que la gente vaya tomando conciencia de que cuando expresas alguna frase discriminadora hay una sanción social y aquí venimos las instituciones públicas para dar respaldo a esta reacción de la ciudadanía”.

Este panorama, considera Pérez, es favorable para el desarrollo de la sociedad: “El siglo XX fue el de la construcción de la agenda de los derechos humanos; el reto ahora para el siglo XXI es para que estos derechos humanos sean garantizados sin discriminación. Entonces, el reto del siglo XXI tiene que ser el siglo de la no discriminación, el siglo del trato igualitario”, sentencia.

El rol de los medios de comunicación

Este rubro es, acaso, el gran problema que enfrenta la COPRED. Con los medios de comunicación tenemos una agenda muy importante que atender y que no está siendo escuchada por ellos, por los empresarios-dueños. No están sensibilizándose hacia el tema”, reconoce. Si bien es cierto acepta que los medios de comunicación dan cobertura de las actividades que realizan “al día siguiente encuentras en el lenguaje frases discriminadoras cuando el día anterior presentaron una nota en la que se dice lo contrario. Sobre todo en el impreso y en la web hay un lenguaje discriminador impresionante”, afirma.

Esta situación parece difícil de revertir: “Es un círculo vicioso; mientras no modifiquemos la cultura general, el medio seguirá vendiendo esa cultura barata a la población, pero a su vez el medio forma parte de esta cultura”. Sin embargo, existen premios que buscan destacar trabajos periodísticos que aborden la problemática de la discriminación: “El premio ‘Rostros de la Discriminación: Gilberto Rincón Gallardo’ (Primer presidente del CONAPRED) convoca a las y los periodistas para presentar sus trabajos de análisis que hagan sobre el tema de la discriminación. Actualmente hay de 10 a 15 categorías; espacios con tribuna para periodistas y líderes de opinión para que participen. Hemos tenido buena respuesta”.

De esta manera, Ciudad de México continúa en su lucha contra la discriminación con especial énfasis en la discriminación del tipo racial, de la que son víctimas las poblaciones indígenas, oriundas del país, pero que tienen que enfrentarse a una sociedad altamente racista. Para eso está la COPRED: el cambio de cultura es una posibilidad y el trabajo debe ser diario y constante para poder lograr el gran objetivo común de nuestra sociedad: vivir en un mundo libre de discriminación. Del mismo modo, Alerta Contra el Racismo apunta al mismo resultado, en una sociedad donde la población también se auto reconoce como discriminadora, aunque se debe reconocer los avances respecto a la toma de conciencia que implica esta problemática. Es importante seguir trabajando y buscando nuevas alianzas y contribuciones en la región que nos permita consolidar no solo un país, sino un continente realmente hermanado y libre de todo tipo de discriminación y respeto por las diferencias.