Inicio >> Fútbol >> Indignación por agresión racista a futbolista venezolano en Chile

Indignación por agresión racista a futbolista venezolano en Chile

La problemática del racismo en el fútbol es un fenómeno mundial. Por esto no es coincidencia que la FIFA, máximo rector del fútbol a nivel mundial, haya expresado su preocupación por los constantes incidentes de racismo y discriminación que se ven en los estadios de Europa y América. En ese sentido, el Mundial disputado en Brasil sirvió como plataforma para llevar el mensaje de la lucha contra toda forma de discriminación, a través de mensajes de los propios capitanes, todos ellos figuras reconocidas en el mundo entero como Lionel Messi, Philipp Lahm, entre otros.

Cada país, entonces, debe tener en cuenta estas consideraciones al momento de elaborar las bases y reglas de su campeonato local; sin embargo, no es sino hasta que una denuncia hace eco en los medios de comunicación que se empieza a trabajar en la erradicación de estos actos.

En el caso del Perú, por ejemplo, recién desde el 2013 se contemplan sanciones para los agresores y al club cuya hinchada haya realizado este tipo de manifestaciones. El punto de quiebre se dio cuando el futbolista afroperuano Edgar Villamarín denunció haber sido víctima de insultos racistas por parte del público huanuqueño, en febrero de dicho año, mientras jugaba por Alianza Lima.

Se debe reconocer que a partir del establecimiento de estas sanciones (suspensión del partido, cierre temporal o definitivo del estadio, multas a los clubes y expulsión de los aficionados) se ha realizado un trabajo de mayor incidencia por parte de las autoridades competentes. Estas acciones han tenido mayor impacto gracias a la campaña ‘Ponte Alerta Contra el Racismo en el Fútbol’, del Ministerio de Cultura, que ha llevado el mensaje de la lucha contra la discriminación a distintos estadios donde se practica el fútbol profesional y de divisiones menores.

Racismo en fútbol chileno

Por su parte, en Chile los antecedentes de racismo datan de 2003, cuando el futbolista colombiano Faustino Asprilla llegó como rutilante estrella a la Universidad de Chile y en el desarrollo del clásico del fútbol chileno entre su club y Colo-Colo, la ‘Garra Blanca’ (barra de Colo-Colo) realizó cánticos en contra del afrocolombiano, a quien le decían que cobraba su sueldo con maníes. Esto dio pie a la inclusión de sanciones a partir del 2004.

Si bien es cierto las manifestaciones racistas en el fútbol chileno no han sido tan constantes como en el fútbol peruano, el pasado fin de semana se dio un acto vergonzoso. Esta vez la víctima fue el venezolano Emilio Rentería (San Marcos de Arica), quien fue agredido por la hinchada rival (O’Higgins) cada vez que se acercaba a la tribuna oriente. Así lo consignó en su informe el juez del partido: "en el minuto 49 el partido fue interrumpido por dos minutos debido a que hinchas ubicados en la tribuna oriente gritaban y gesticulaban insultos de carácter racista hacia el jugador número 22 de San Marcos de Arica, el señor Emilio Rentería García. Cuando este jugador jugaba el balón o se acercaba hacia dicha tribuna, estos hinchas le gritaban en reiteradas oportunidades: 'Mono, mono culiado, negro de mierda', y además imitaban con gestos y sonidos el actuar de un simio. Por lo que decidí interrumpir el partido e informar a través del cuarto árbitro a la seguridad del estadio para que diera aviso por altoparlante solicitando a los hinchas no continuar con los insultos de carácter racista, los cuales no persistieron y se reanudó el partido".

Emilio Rentería

La reacción no se hizo esperar y las autoridades del fútbol chileno expresaron su condena para el lamentable incidente, que incluso llegó a la arena política: el embajador de Venezuela en Chile, Arévalo Méndez, solicitó reunirse con el Director de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP)-Chile para tratar el problema, invitación que el titular de la ANFP aceptó.

El día de hoy las autoridades del fútbol chileno se reunirán para evaluar los hechos y dictaminar las sanciones correspondientes. Por su parte, el club O’Higgins, cuya hinchada espetó los insultos contra Rentería, se ha comprometido a colaborar en las investigaciones del caso.

Esperamos que la reacción, en principio rápida, sirva para llegar hasta el final del asunto, que se generen precedentes, se den las sanciones correspondientes, y que el racismo y cualquier forma de discriminación logren ser erradicados del fútbol chileno, del fútbol peruano y del fútbol mundial.