Pasar al contenido principal

  • siguenos en facebook
  • siguenos en Twitter
  • Canal de youtube

Discriminación étnico-racial en medios de comunicación

Usted está aquí

La radio y televisión son medios que nos acompañan día a día, según estudios de consumo y opinión frente a la radio y televisión realizados por el Consejo Consultivo de Radio y Televisión (CONCORTV), el 57% de peruanos y peruanas observa contenido discriminatorio en la TV nacional, y el 14% lo identifica también en la radio. Asimismo, consideran que en la televisión se muestra una imagen negativa de los grupos indígenas (31%), y que los programas informativos difunden más noticias de Lima que de provincias (82%).                        

Frente a este panorama, es necesario promover la reflexión y el diálogo entre radiodifusores, comunicadores y periodistas, a fin de incorporar en sus diversos ámbitos laborales, prácticas que fortalezcan su rol en la construcción de una sociedad diversa y libre de discriminación.

¿Cómo se manifiesta la discriminación en los medios?

  • Invisibilidad total: se presenta cuando diferentes comunidades del país no cuentan con ningún tipo de representación mediática, es decir, no aparecen en los medios, condenándolos así a la invisibilidad frente al resto del país, no siendo reconocidos como parte del mismo.
  • Invisibilidad esporádica estereotipada: consiste en representar a una población de manera estereotipada, distorsionando su imagen frente a otros. Los principales mecanismos utilizados para afianzar estereotipos son tres y se clasifican según la manera en la que asumen a la población representada:
    • Subalternas: ocurre cuando en los programas televisivos o radiales (novelas, miniseries) o en spots publicitarios, a determinada población se le asigna un papel que refuerza la relación entre clase social y etnicidad.
    • Exóticas: ocurre cuando algunas características o expresiones culturales de determinada población son exaltadas en los medios y presentadas desde una perspectiva que pretende distanciarse de dicha población, priorizando la comunicación sobre los aspectos que los distinguen como un “ellos” y que “impiden” formar parte de un “nosotros”.
    • Violentas, irracionales: ocurre cuando alguna comunidad es representada por los medios como carente de racionalidad y, más bien, como predispuesta a seguir pulsiones asociadas a la violencia y la agresividad.
  • Visibilidad permanente etnofágica: definida por Alfaro como “la tolerancia de la diferencia étnica con fines utilitarios” (2011:121). Este recurso es una tendencia bastante común en el mundo corporativo actual y busca visibilizar la diversidad cultural con fines comerciales.  Implica importantes riesgos asociados al racismo expresados en la forma en la que representan tal diversidad cultural. El autor cita a Arlene Dávila, quien identifica dos principales riesgos:
    • La ecualización de las culturas: a través de esta “se presenta a un sector históricamente discriminado como un pueblo culturalmente homogéneo”; es decir, se invisibilizan las diferencias al interior de determinada población y se recurre a la estandarización y al reduccionismo. Este problema se acentúa cuando las variables elegidas para caracterizar a la población son seleccionadas en función a su similitud o cercanía con el mundo occidental o a las élites, o cuando la representación termina encasillando a la comunidad en estereotipos clásicos que impiden finalmente su reconocimiento e inclusión social.
    • La apolitización del debate público: la inclusión de la diversidad cultural en los medios de comunicación con fines comerciales puede dejar entrever, de forma engañosa, que dichas comunidades representadas han sido o vienen siendo, efectivamente, incluidas socialmente, cuando la realidad muestra lo contrario. Esta aparente inclusión en el mercado y en la sociedad facilita la invisibilidad de las verdaderas demandas políticas de las comunidades. En palabras de Alfaro, “convierte el reconocimiento de la diferencia en una coartada para la reproducción de nuestras históricas desigualdades” (Alfaro, 2011:123).